Para organizar con tiempo la sucesión de sus territorios, en 1063 el rey Fernando I de León reunió a la curia regia (los nobles que le ayudaban en el gobierno del reino). Les anunció que iba a cambiar el sistema testamentario aplicado hasta. Continuar leyendo