En la ciudad de Trujillo, durante el reinado de Carlos III, se hizo célebre un joven hidalgo, tan enérgico y valiente como poco reflexivo. Se llamaba Francisco de Quesada, y era el hijo de una familia tradicional de la localidad, (de la estirpe. Continuar leyendo