En una zona de un feudalismo tan duro como el gallego, para que la historiografía le señale a alguien con el sobrenombre de “el malo” es porque se hicieron sobrados méritos. Ese es el caso del III Señor de la Casa de Andrade: Nuño Freire de. Continuar leyendo