En diciembre de 1118, después de nueve meses de asedio, los almorávides de Zaragoza capitularon ante el ejército del rey Alfonso I el Batallador de Navarra y Aragón. El asedio había sido dirigido por el conde Gastón IV de Bearn, veterano de. Continuar leyendo