Hay que ser audaz y osado para ponerse a escribir algo sobre estas dos materias, el vino fino de Jerez y la manzanilla de Sanlúcar, apasionantes materias. No es por el hecho de tener una nieta gaditana, Sarita, con unos impresionantes ojos azules. Continuar leyendo