Carnosa, dulce, jugosa  y con un color anaranjado ¿Sabéis a qué fruta me refiero? No podía ser otra que los albaricoques. Este fruto, que también es conocido como damasco o albérchigo, fue introducido por los romanos desde Armenia por lo que,. Continuar leyendo