La sandia. Esa fruta refrescante del verano que tanto gusta a los más pequeños por poderse comer con las manos y a mordiscos.  Se trata de una de las frutas más estivales y, por eso, hay que aprovechar sus pocos meses en los que la podemos. Continuar leyendo