A veces es necesario tener a mano ciertas claves para vivir el presente. Anclarse en el pasado y ser prisionero de los recuerdos puede ser muy peligroso. También lo es obsesionarse con el futuro. Muchos acontecimientos escapan a nuestro control y. Continuar leyendo