Un escenario lleno de magia: el Claustro de la Catedral de Tui. Un ambiente único creado por el vaivén de los visitantes y del sonido de las copas. Un único protagonista: el vino. Mañana comenzará por quinto año consecutivo A emoción dos. Continuar leyendo