La producción de orujo en los valles de Liébana es una actividad cuyos orígenes se remontan a la Alta Edad Media cuando, coincidiendo con la vendimia llevada a cabo en los monasterios de la región, el hollejo de la uva era reservado para. Continuar leyendo