Los orígenes de esta ferie se remontan al año 1346, cuando el rey Pedro IV de Aragón concede a Roger de Lauria, conde de Cocentaina, el privilegio de celebrar una feria anual. Por norma general, las ferias de la época no solían duran más de. Continuar leyendo