Corría el año de 1736 cuando un manto de lava procedente de la intensa actividad volcánica amenazaba parte de la isla, concretamente los municipios de Tinajo y Mancha Blanca. Desesperados ante la inminente devastación de sus hogares, los vecinos...Continuar leyendo