En algún momento del año 1787, unas monjas de Santa Juana descubren un cuadro con la imagen de la Virgen que pasan a llamar Virgen de la Soledad por la expresión de su rostro. El cuadro es comprado posteriormente por Isabel Tintero —vecina del...Continuar leyendo