Hay quien nace sabiendo perfectamente a qué dedicará su vida. Es el caso de los hermanos Méndez quienes, desde sus primeros años, comenzaron a amar el oficio en el que hoy en día trabajan y ya suponen la tercera generación de joyeros de la. Continuar leyendo