Se desconoce cual es el origen de estos singulares tocados. Las mujeres pudientes del País Vasco siempre que salían lucían sobre sus cabezas una pieza de hilo, lino o algodón. Cada mañana, las tocaderas de las damas vascas de la Edad. Continuar leyendo