Nunca ha resultado fácil competir con grandes marcas de moda y con los bajos precios. Para poder conseguirlo hacen falta varios factores. Podríamos empezar con la singularidad o la personalidad; seguiríamos con la calidad, cada vez más. Continuar leyendo