Fundada por los primeros conquistadores, esta histórica localidad de Gran Canaria es conocida por su Dedo de Dios. Allí se retiraría durante sus últimos años el último rey aborigen de la isla. Es el puerto desde el que poder desplazarse al sur. Continuar leyendo