La segunda ciudad más grande de Gran Canaria fue el primer asentamiento estable de los castellanos, figurando en el escudo de la villa su condición de primera ciudad y sede episcopal del archipiélago. Allí los aborígenes protagonizaron la. Continuar leyendo