El alma de esta cuidada localidad es un legendario monasterio situado en el hermoso valle de Sant Joan a orillas del río Ter, en plena comarca del Ripollés. Fue sede de la institución civil con la que los carlistas trataron de organizar su propio. Continuar leyendo