Capital de la provincia, conocida también como la Bella Easo, fue reconstruida en el siglo XIX por inspiración francesa, construyéndose durante los años posteriores en uno de los principales destinos turísticos de la realeza y aristocracia. Continuar leyendo