Es un insólito conjunto monumental situado a siete kilómetros de la localidad jacetana de Santa Cruz de la Serós. Está encaramado en un sorprendente paraje que Miguel de Unamuno describió como “la boca de un mundo de peñascos espirituales. Continuar leyendo