Para los amantes del vino y la historia, esta debe de ser una parada obligatoria. Primero por el vino de Ribeiro, famoso por su sabor, y luego por la gran herencia judía que tienen en sus calles y edificios, admirable por cualquier tipo de turista.. Continuar leyendo