La monumental silueta del afrancesado chateau de Peralada preside, cada verano, un importante festival musical. En el Medievo tuvo el triste honor de ser una población incendiada por los almogávares catalanes para ganar una batalla a los. Continuar leyendo