La capital oficiosa del Bajo Ampurdán fue señorío de los caballeros del Santo Sepulcro, que evitaron durante siglos las incursiones de piratas que sufrieron otras comarcas. Sus costumbres han sido inmortalizadas por los deliciosos textos del. Continuar leyendo