Olite guarda entre sus muros uno de los mayores tesoros patrimoniales de Navarra, el palacio que el rey Carlos III comenzó a construir durante el siglo XIV como su residencia principal. Además de su impresionante palacio y su fantástico casco. Continuar leyendo