En la única localidad gallega de la Edad Moderna, se levanta ‘El Escorial’ gallego, famoso por su gran tamaño y su peculiar parecido al madrileño. Uno de los mejores momentos para visitar este pueblo es al atardecer, así veréis lo bonito. Continuar leyendo