La épica Peña de Martos, protegida por sus dos castillos, fue escenario de una célebre advertencia cumplida. Desde ella se ve el impresionante paisaje olivarero de Jaén y el blanco y bello pueblo que sigue a los pies. En tu escapada a Martos, no. Continuar leyendo