La capital del turismo activo de los Pirineos está entre los ríos Segre y Valira. Esta sede episcopal tuvo un destacado papel desde la Alta la Edad Media; las luchas con el poder civil del vizcondado de Castellbó tendrían consecuencias. Continuar leyendo