La Garriga ocupa un lugar en la historia de España porque allí es donde en julio de 1705 se celebró el primer combate en Catalunya de la Guerra de Sucesión. Desde hace un siglo es célebre por la calidad de sus aguas termales y por el entorno. Continuar leyendo