Entre las estrechas calles perpendiculares al puerto de este antiguo barrio de marineros hay edificios de gentes humildes, cuyos balcones exhiben la ropa tendida, con el sonoro y variopinto ambiente de un barrio popular. Curiosamente, tan popular. Continuar leyendo