Emplazada en la confluencia de los ríos Ésera e Isábena, entre el embalse de Barasona –Joaquín Costa y la entrada natural al valle de Benasque, en esta villa monumental se produjeron insólitos hechos de armas. Hoy es conocida por producir las. Continuar leyendo