Actual centro neurálgico de la ciudad de Madrid debe su nombre a una de las antiguas entradas a la capital, orientada al este, por donde salía el sol. Por su parte, la Gran Vía es fruto de una intervención urbanística de casi kilómetro y medio. Continuar leyendo