La historia de Fitero está profundamente ligada a la de su monasterio, primera comunidad fundada por la orden cisterciense en la Península Ibérica y eficaz eje vertebrador de la población. A pesar de tener un casco urbano poco preservado no. Continuar leyendo