Las Ramblas es el alma de la Barcelona burguesa. En tanto que los inmediatos callejones de El Raval fueron escenario de los ambientes y personajes con la peor fama de la ciudad, renovados conservando el misterio que inspiró a tantos escritores. Continuar leyendo