Un pueblecito muy pequeño es capaz de enamorar a Vicente Ibañez Cañas. Por ello, este pueblo es tan bonito que merece la pena dedicarle un día para visitarlo, y de paso también el Parque Natural de la Albufera. Destacamos la Iglesia Parroquial. Continuar leyendo