La maraña de callejuelas morunas, pequeñas plazas y patios encalados decorados con flores, alrededor de la Mezquita-catedral son reflejo de la sensibilidad de una población que sigue cultivando con primor propio de los árabes numerosas. Continuar leyendo