Escenario de un milagro único, sede de una de las más ruidosas fiestas del mundo, y cuna de un gran cineasta surrealista. Lo que hay que ver en Calanda y sus inmediaciones (ermitas, neveras y pantano) se recorre en medio día. Muy cerca está la. Continuar leyendo