Antiguo bastión fronterizo y aduana, es la capital del remoto y magníficamente conservado valle de Benasque, donde todavía se conserva la lengua autóctona del patués. En este animado pueblo pirenaico no hay monumentos importantes; por ello, lo. Continuar leyendo