Emplazado en la ruta comercial que desde tiempo inmemorial va por la ribera del río Llobregat, el pueblo de arrieros que fue Balsareny está protegido por un legendario castillo medieval que fue refugio de bandoleros y del más feroz de los. Continuar leyendo