La capital de la comarca de la Moraña se sitúa donde confluyen los ríos Adaja y Arevalillo y es célebre por sus tostones (cochinillos asados). Arévalo es famosa también por su arquitectura mudéjar, por lo que no podrás irte de allí sin. Continuar leyendo