Alaior, en el interior de Menorca, es una típica localidad rural, en las que un enjambre de blancas casas cubren la colina coronada por su iglesia. La tercera urbe de la isla conserva su sabor de hace siglos. Durante la ocupación francesa, le. Continuar leyendo