Almanzor se bautizó a sí mismo como “el victorioso de Dios” y debió sentirse de esta manera hasta su último aliento, espirado en el castillo de Medinaceli. En realidad, Almanzor, que es una castellanización de ese apodo que él mismo...Continuar leyendo