El dicho de las apariencias engañan se aplica perfectamente a lo que sentimos al observar la ermita de la Virgen del Ara. Situada muy lejos de los circuitos turísticos, en un extremo de la provincia de Badajoz, al sur de la bella Llerena y muy. Continuar leyendo