El YO, CARMEN —que ayer tuvo su ensayo general en los Teatros del Canal—es una ocasión para saborear una emocionante reflexión acerca de la libertad de una mujer que se siente dueña de su destino y lo demuestra rotundamente ante quienes. Continuar leyendo