A veces los dramaturgos consiguen escribir los más enrevesados textos, sorprendiendo al espectador y zarandeándolo sin piedad desde principio a fin de la obra. Ésto es lo que ha hecho María Fernández Hache con «Cocina». Ya me escribirá. Continuar leyendo