La idea de componer una obra sobre Tannhäuser, un trovador de Franconia que sustituyó las canciones de amor por la lucha en las cruzadas, le rondó por la cabeza a Wagner allá por el año 1839, durante su desafortunada estancia en París, pero no. Continuar leyendo