Las variadas y poderosas influencias que Rafael Amargo incorpora a sus coreografías convierten cualquiera de sus espectáculos en una imprevisible mezcla de cuadros de baile y actuaciones musicales de todo tipo. No se me ocurre el nombre de un. Continuar leyendo