En esta culturalmente obtusa España, resulta inexplicable que una ópera que se escribió hace 50 años por uno de los próceres más excelsos de nuestra lírica, el donostiarra Pablo Sorozábal, haya tenido que esperar tanto para subir al. Continuar leyendo