La danza española tiene tal cantidad de fuentes de inspiración que resultan innumerables las variaciones de combinaciones que un coreógrafo puede incluir en un bolo (o actuación). En el caso de No pausa —el espectáculo que Daniel Doña y. Continuar leyendo