Cuando están bien recogidas y exageradas en la escena, las inseguridades de las personas pueden dar lugar tanto a la ternura como a la carcajada. Esta obra de Marta Buchaca proporciona abundantes cantidades de ambas a los espectadores que se. Continuar leyendo